Ángel de Luna

APERTUR COR

«Por unos instantes, no fue dueño de su latidos
y nosotros, los suyos, comenzamos a palpitar con él;
nos sintonizamos con la frecuencia del milagro
de sentirnos todos a corazón abierto»